Mitos y realidades del preservativo femenino - La Mirilla Roja
18778
post-template-default,single,single-post,postid-18778,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Mitos y realidades del preservativo femenino

Mitos y realidades del preservativo femenino

Desde la primera aparición en 1993 del condón femenino a nivel  internacional,  la Organización Mundial de la Salud  ha destacado la importancia de promocionar este nuevo método como una herramienta alternativa en la mejora de la salud sexual y reproductiva de las mujeres y sus parejas.  Estableciendo  la importancia de que en los distintos países se promueva y facilite su uso; de esta manera  equiparar su oferta y demanda a la del condón masculino. Método que décadas atrás era la única alternativa disponible para la prevención de enfermedades de transmisión sexual, incluida el VIH/SIDA,  que otorgo al hombre un gran control sobre la protección, dejando a la mujer en una situación desfavorable, dado que el control no podía ser asumido por ella.

En la actualidad, el condón femenino como única tecnología de prevención de iniciativa femenina  permite  empoderar a las mujeres, darles un mayor sentido de autosuficiencia y autonomía, mejorar el diálogo y la negociación con su pareja sexual.

Si bien es cierto, las mujeres disponen de otros métodos anticonceptivos de alta aceptabilidad y elevada eficacia como la píldora que permitieron una  revolución sexual femenina, el condón femenino también ha brindado  grandes aportes al dar a las mujeres un mayor control sobre su propia protección.

A pesar que el condón femenino es una opción anticonceptiva efectiva y posee más ventajas que desventajas,el acceso a éste todavía tiene algunas barreras relacionadas con aspectos socio-culturales, legales, políticos y económicos que hacen que el condón femenino siga siendo inaccesible y su contribución se desaproveche.

Ventajas y desventajas del condón femenino

Los estudios encaminados a analizar la eficacia del método tanto en su función preventiva como anticonceptiva, han identificado diversas ventajas y desventajas del condón femenino que son necesarias conocer  para decidir si es el método anticonceptivo y de protección que se desea utilizar.

Entre las múltiples ventajas de ésta gran tecnología de iniciación femenina se  destacan las siguientes:

– La mujer es quien decide si se pone o no el condón.

-Cubre gran parte del órgano genital femenino externo y constituye una barrera más amplia que los condones masculinos contra las enfermedades de transmisión sexual, como el SIDA, el Virus del Papiloma Humano o la hepatitis B.

– Ofrece mayor protección frente a verrugas genitales o herpes porque con el condón femenino queda cubierta la vagina, la vulva y el cuello del útero.

– No aprieta el pene, como lo hacen los preservativos masculinos.

– Se puede usar con cualquier tipo de lubricante.

– Supone una alternativa para aquellas personas que tienen alergia al látex.

– Puede colocarse 8 horas antes de mantener la relación sexual, de esta manera no se interrumpe el juego sexual preliminar para colocarlo.

– No afecta en ningún caso a la fertilidad de la mujer.

– Cuando el condón está intacto es impenetrable para los espermatozoides, etc.

– Puede ser usado por mujeres que presentan menopausia.

Como desventajas del condón femenino se han encontrado que:

– Es más costoso que el condón masculino.

– El uso correcto del condón femenino se dificulta debido a que debe introducirse en la cavidad genital.

– El peligro está en su mala colocación porque esto le resta efectividad.

– No es un anticonceptivo fácil de obtener.

– Puede provocar irritaciones, ya que el anillo interno puede irritar el pene y el anillo externo puede provocar irritaciones en la vulva, etc.

Mitos y realidades

En aras de conocer los mitos y realidades evidenciados en los resultados de este estudio se presentan a continuación algunos comentarios en los que las participantes revelan diversos mitos acerca del condón femenino:

[…] el hombre a la hora de introducir el pene se excitan más cuando la mujer lubrica y si no se da puede reducir el placer sexual”.

Comentario que permite identificar uno de los mitos más comunes del condón.

1. Usar condón reduce el placer sexual.

Realidad: Seguramente este es el mito más popular y, aunque es cierto que al usar condón se pierde un poco de sensibilidad, el condón  femenino no aprieta el pene, como lo hacen los preservativos masculinos y a diferencia del látex, el material del condón femenino el cual tiene una excelente lubricación permite la transferencia de calor corporal, lo cual puede mejorar la sensibilidad para ambos miembros de la pareja.

2. Los hombres son los encargados de llevar siempre consigo un preservativo.

[…] “el hombre dirá a pero esta vieja sabía que iba a tener sexo y lo traía puesto, un compañero esporádico  dice cosas como  “ya venía preparada, ya venía con ganas”

[…] “darle un condón femenino a la mujer es prostituirla según los imaginarios de los hombres”

Realidad El uso del condón en todas y cada una de las prácticas sexuales es un hábito que hace que la vida sexual sea responsable y saludable. Al tomar la iniciativa de usar un condón, la mujer puede ejercer más control sobre su  salud sexual y reproductiva.

3. El condón femenino puede causar sequedad vaginal.

[…] “Un problema podría ser que se seque igual que el otro condón porque eso les lastima a ellos también o qué tal que esa vaina se rompa allá”.

Realidad: Las razones de la sequedad vaginal pueden  deberse a el uso de contraceptivos, de una infección vaginal, de la edad o de falta de excitación.  El condón femenino tiene un lubricante con silicona, no espermicida que se puede expandir con los dedos después de abiertp, para garantizar una cobertura mayor, lo que permitiría que por la humedad y temperaura propias de la vagina se adhiera cómodamente.  Durante la menopausia se disminuye la lubricación, por loque el condón podría ser una buena opción para las mujeres en esta situación, en especial aquellas que la presentan tempranamente, es inducida por medicamentos o a consecuencia de cirugía.

4. El condón femenino se puede romper y quedar dentro de la vagina.

[…] “es muy grande y de pronto eso se le queda por allá adentro pues porque no es lo mismo que el otro, pues igual el otro queda presionado con el pene ósea queda apretadito en cambio este es muy grande y de pronto hay más posibilidades de que se introduzca con el pene”

Realidad: El condón femenino  no puede desaparecer dentro del cuerpo. El condón  cubre el cuello del útero y la apertura  es tan pequeña que resulta imposible que  pase por ese espacio, ya que  el cuello del útero sólo  se abre durante el parto. Actualmente se han notificado menos de un 1% de roturas en el condón femenino  FC2.

5. Los condones femeninos son difíciles de usar.

[…] “Ósea me lo puse,  una vez funciono, pero luego me lo volví a poner y no”

[…] “Es muy grande, increíble como complicado por eso. “Hay eso por allá adentro” y pues el tema de no conocerse, yo digo que tal que se me vaya para un lado para el otro”.

Realidad: El condón femenino requiere cierta práctica antes de poder usarlo con facilidad. Como es un método nuevo, se recomienda insertarlo varias veces siguiendo las  instrucciones del envoltorio, antes de usarlo en un acto sexual.

6. El condón es demasiado grande para la vagina.

[…] “la primera impresión cuando lo vi era que era gigante ósea esa cosa es muy exagerada y grande para la vagina.” Que es muy grande y yo siento como si, sobrara, ósea no sé. Como muy grande y creo que es muy complicado de poner”

Realidad: El condón femenino y el condón masculino  son similares en longitud una vez son desenrollados  midiendo aproximadamente 6,5 pulgadas y 17 cm. Medidas  que permiten revestir la vagina.

7. El anillo exterior  provoca dolor en las relaciones sexuales.

[…]Pues yo veo como la incomodidad del aro que es una desventaja pues me parece a mí, porque es un cuerpo extraño que puede causar dolor”.

Realidad: El anillo exterior es blando y en realidad provoca el efecto contrario al dolor, puede brindar una estimulación al clítoris.

8. Para lograr mayor protección contra ITS y embarazos no deseados se debe usar condón masculino y femenino a la misma vez en la relación sexual.

Realidad: No, nunca se debe usar un condón masculino y femenino al mismo tiempo. Usar los dos  condones al mismo tiempo no aumenta la protección, pero sí aumenta las posibilidades de que uno o ambos se rompan.

Los mitos sobre el condón femenino y su uso permiten evidenciar que el comportamiento sexual ha estado influenciado por factores culturales que determinan la vivencia de la sexualidad. En el caso femenino, es evidente la influencia de aspectos sociales y culturales que distorsionan la percepción y la forma en que las mujeres viven la sexualidad. Estos factores han permitido construir definiciones de la sexualidad femenina desde la represión y subordinación, aspectos que han generado la negación del derecho a la mujer a decidir sobre su cuerpo y fecundidad y de esta manera vivir una sexualidad más autónoma, saludable y placentera.

Sin Comentarios

Escribir un comentario