Exhibicionismo - La Mirilla Roja
16335
post-template-default,single,single-post,postid-16335,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Exhibicionismo

Exhibicionismo

Siento que la semana no va a terminar nunca. Cuento los días. Espero el sábado con desesperación voraz. Anticipo sus miradas, sus ganas, su imposibilidad de tocarme. Me gusta tenerlos como corderitos, mirándome hambrientos, cuando están acostumbrados a ser lobos de colmillos afilados. Ellos, que sonrojan con gestos soeces, con palabrotas que escandalizan a las mujeres que pasan. Que las dejan mudas de tanto morbo a la intemperie, de tanta vulgaridad. Que se tocan y se exhiben como animales en manada. Pero a mí no me sonrojan, no. Yo los sonrojo a ellos.

Sin Comentarios

Escribir un comentario