BDSM - 10 Reglas para Sumisas - La Mirilla Roja
18754
post-template-default,single,single-post,postid-18754,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

BDSM – 10 Reglas para Sumisas

sumisa

BDSM – 10 Reglas para Sumisas

 

1. Sé paciente

Un Amo potencial te hará saber si le interesas o no. Ten en cuenta que tu propósito como sumisa es servir y satisfacer a alguien que tendrá en cuenta la realización de tus fantasías. No esperes que tu Amo se lance así como así; ambos debéis buscar el momento adecuado.

2. Sé humilde

Puedes ser una excelente sumisa pero no todo el mundo necesita o quiere saberlo. Gozarás de muchas oportunidades para demostrar lo buena que eres. No importa lo buena que digas que eres: tu “yo real” lo mostrarás durante una sesión. No te engañes a ti misma con expectativas que sabes que tú y tu Amo nunca podréis alcanzar.

3. Mantén tu mente abierta

Siempre se puede aprender algo sobre D/s y sobre ti misma de cualquier persona de la comunidad. La D/s es algo muy personal y las actitudes del tipo “eso ya me lo sé todo” te harán perder enseñanzas y experiencias, y posiblemente ignorar amigos potencialmente muy interesantes dentro del mundo de la D/s.

4. Sé comunicativa

La verbalización de tus sentimientos es necesaria, pero también lo es elegir el momento y la forma adecuados. Tu Amo necesita saber cosas de ti tales como experiencia, fantasías, salud física o posibles traumas. Pero, a no ser que sea una emergencia, espera hasta que tu Amo te pregunte. No esperes que tu Amo te lea la mente y que conozca instintivamente tus necesidades, tus deseos o tus límites. Tu cooperación hará las cosas más agradables para ambos.

5. Sé honesta

No tengas miedo a compartir tus necesidades y fantasías. Tu Amo espera eso de ti. La honestidad para mostrar tus deseos, problemas de salud y posibles traumas es un factor esencial de una buena relación. Pretender ser lo que no eres solo puede traerte problemas y, además, puede ser peligroso porque tu Amo basará las sesiones en la información que le has proporcionado.

6. Sé sensible

Las sesiones no son únicamente la realización física de tus fantasías. Si quieres limitar tu experiencia ya sea en sentido físico o psíquico, díselo a tu Amo con tiempo. Pero no esperes que tu Amo sea una marioneta en el juego que tú misma te has montado. Es mejor dejar que tu Amo te sorprenda, que explore tus límites y te lleve a situaciones que jamás hayas podido imaginar. Cuando confíes en tu Amo plenamente, házselo saber, y deja que sea él quien te guíe hacia nuevas fantasías.

7. Sé realista

Tu Amo es humano, e incluso los Dominantes más experimentados tienen momentos de debilidad e indecisión. No llames la atención sobre lo que percibes como un lapsus. Distingue bien entre lo que es fantasía y realidad. Pocos Dominantes pueden permitirse tener una gran mazmorra equipada.

8. Sé realmente sumisa

Deja que tu Amo se encargue de ti por completo. No le critiques. Intercambia información con él sobre tus necesidades antes de empezar la sesión. Pero una vez comience la sesión, mantente calmada y no intentes imponer tus deseos (si no puedes conseguir eso, quizás deberías pensar en cambiar de rol). Respeta y obedece a tu Amo y espera un castigo si no lo haces. Tu Amo tiene muchas cosas de las que estar pendiente, como tu seguridad y tu excitación sexual. Se leal y disfruta de tu rol.

9. Mantén tu cuerpo sano

El BDSM requiere que los participantes tengan buena salud, tanto física como mental. Muchos factores como las horas de sueño, la alimentación, el consumo de alcohol y drogas, y el estrés diario, afectan a tu respuesta y resistencia durante una sesión. Tu Amo necesita saber cuándo tu energía física o emocional esta baja. Tú servirás mejor a tu Amo y a ti misma manteniéndote en plena forma.

10. Diviértete

Después de todo, el sexo es para disfrutarlo y pasárselo bien. Disfruta del placer que conlleva la D/s, practicado de forma responsable y creativa.

 

Sin Comentarios

Escribir un comentario