La Mirilla Roja - La Mirilla Roja
13396
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-13396,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

La Mirilla Roja

DESCÚBRENOS

¿Quieres saber como comenzó La Mirilla Roja y de donde viene su historia?

La Mirilla Roja es un concepto que se estilaba a finales del siglo XIX. Años en los que las fiestas eran las que le otorgaban a una persona el estatus social, su posición económica le permitía poder acudir a algunas fiestas privadas o no en función únicamente de eso, de su estatus social y posición económica. Era curioso pues estos valores te los entregaban las propias fiestas de manera que entrar en esos círculos no era nada sencillo y siempre se realizaba mediante invitación de alguna  persona que ya había acudido. Las fiestas de sociedad eran mucho más que fiestas tradicionales. A finales del siglo XIX se comenzó con las fiestas o reuniones sexuales en las que los participantes bajo un estricto código de conducta podían realizar sus fantasías más íntimas con los asistentes a esas fiestas, siempre y cuando las otras personas aceptaran. Tal éxito tuvieron estas reuniones que fueron masificándose por el morbo y la curiosidad que esas fiestas proporcionaban. Es por ello por lo que ese tipo de fiestas comenzaron a restringirse y sólo determinadas mansiones ofrecían estas fiestas. Si antes sólo se podía entrar con una invitación, ahora además de la invitación existía la figura del guardián, una persona que era quien decidía si podías entrar o no. El guardián siempre se encontraba detrás de la puerta de la mansión donde se realizaba la fiesta y cuando alguien llamaba tan solo miraba por la mirilla y tras una breve inspección le dejaba entrar o no…. Los guardianes cobraron muchísima importancia pues eran quienes independientemente de si una persona tenía o no invitación podían hacer la vista gorda y dejarle pasar. Es por ello por lo que se fundó la orden de los guardianes de la mirilla, una orden con un código férreo de inclusión en las fiestas. Al haberse masificado las fiestas sucedió que las mansiones donde se realizaban las fiestas no siempre eran seguras pues en algunas de ellas se habían transmitido enfermedades.

Debido al control que ejercían los guardianes de la mirilla sobre los asistentes  a las fiestas, esas enfermedades no se dieron en sus fiestas y por eso eran las más codiciadas, además de que al haber ese control, los asistentes, eran más selectos y pertencientes a la alta alcurnia. Ese pequeño detalle hacía que existiera un morbo y curiosidad pululando sobre esas fiestas…

Pero, ¿Cómo llegaban los asistentes a diferenciar una mansion de otra? Todas aquellas en las que existían guardinaes de la mirilla tenian en la puerta, en la chapa que servía para tapar la mirilla un símbolo rojo que es el que nosotros hemos tomado prestados para nuestra web.

Lo que nosotros pretendemos es acercar al publico unos productos morbosos, curiosos y que en algún momento todos hemos sentido la curiosidad de mirarlos o de probarlos, pero al igual que los guardianes de la mirilla lo que queremos es que esos productos sean selectos, exclusivos, que tengan un algo especial para que quien entre pueda ser tratado con excelencia y discrección máxima.

Lo único que podemos deciros ahora es: “mirad a través de La Mirilla Roja, sentid la curiosidad y el morbo y disfrutad con nuestra selección de productos”